Archivo de la categoría: sukyo mahikari

Protocolo de Kyoto II

Por Nelú de Marcano CNP 3332CAHSF6FT

Continuando con el tema de la semana pasada, es importante revisar un aspecto interesante del Protocolo de Kyoto (PK) el cual tiene estrecha relación con  el objetivo de alcanzar -entre 2008-2012- la  reducción mundial del 5% de los gases de efecto de invernadero en relación a las cifras de 1990. El PK entró en vigencia el 16 de febrero de 2005, luego de que Rusia, país que representaba el 17,4% de las emisiones, lo ratificara el 3 de noviembre del 2004. En ese sentido, El PK se propuso la implementación de tres mecanismos flexibles:

El primero, Comercio Internacional de Emisiones (CIE), mecanismo que  permite el comercio de emisiones reducidas de Gases Efecto de Invernadero entre los países desarrollados. Es decir, aquellos países que reduzcan emisiones de gases efecto de invernadero (GEI) en niveles mayores de lo exigido en el Protocolo de Kyoto, podrán vender éste exceso a otros países desarrollados, los cuales se podrán acreditar estas reducciones como parte de su cuota de reducción de esos gases.

El otro mecanismo es la Implementación Conjunta (IC), el cual permite a los países desarrollados adquirir emisiones reducidas de proyectos que se desarrollen en otros países (en especial en economías en transición). Las emisiones reducidas por medio de éste mecanismo se denominan Unidades de Reducción de Emisiones (URE); Por cierto, el listado de esos países aparece en el Anexo 1 del Protocolo.

El tercero, el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) permite que los países desarrollados puedan comprar reducciones de emisiones provenientes de proyectos ejecutados en países en desarrollo, y acreditarlas para cumplir con sus metas de reducción de emisiones de GEI. Los proyectos MDL son  conservacionistas y sustentables o proyectos industriales que manejen tecnologías que empleen combustibles limpios, energía renovable o eficiencia energética.

Los expertos piensan que la implementación de estos mecanismos, especialmente el MDL, es una gran oportunidad para la inversión en América Latina y en países del tercer mundo por parte de las empresas industriales más poderosas del mundo pero responsables al mismo tiempo de la emisión de gran cantidad de gases de invernadero. Las cifras que maneja el propio Protocolo de kyoto son alarmantes y están separadas por cuotas/país. En lo que concierne a América Latina solo Brasil. México, Argentina, y Venezuela generan mayor cantidad de gases de invernadero. La ministra Ana Elisa Osorio (2005) informó que el despacho de ambiente culminó el inventario nacional de gases “efecto invernadero” y el resultado fue “muy alentador” porque Venezuela, país petrolero, produce solo el 0,48% de todas las emisiones mundiales. Cabe destacar que “Estados Unidos, la Unión Europea y China arrojan actualmente a la atmosfera más de diez y siete (17) mil millones de toneladas de CO2 es decir, el 35% de las emisiones globales por año. México contribuye con cerca del 1.5 de emisiones a nivel mundial y es uno de los emisores de GEF mas importantes” QUIMINET.com (2009).
Por su parte,  Venezuela ocupa el cuarto lugar en América Latina.

En Cuanto a los proyectos de Mecanismo de Desarrollo Limpio, (Quiminet.com)  dice que, en el 2008  se reportaron 4064 proyectos y aproximadamente 250 metodologías de reducción de emisiones de gases de invernadero a nivel mundial. En América Latina se están desarrollando 768 proyectos de los cuales 372 están en etapa de validación, 22 en solicitud de registro y 374 registrados.  Las estadísticas por países son: 310 proyectos en Brasil, 188 en México,  56 en Chile y 33 en Colombia. En la región de Asia&pacífico destacan la India con 1079 proyectos y China con 1445.

Publicado en el Diario Nuevo Día de Coro el 07 de marzo de 2009

Deja un comentario

Archivado bajo sukyo mahikari

Protocolo de Kyoto I

Por Nelú de Marcano CNP 3332CA2BCTE7

A partir de este Convite trabajaremos algunos aspectos relacionados con el Protocolo de Kyoto; se trata de un acuerdo internacional suscrito en 2005 por 144 países con la finalidad de reducir las emisiones de gases de invernadero especialmente de dióxido de carbono (CO2), gas metano (CH4), y óxido nitroso (N2O), además de tres gases industriales fluorados: Hidrofluorocarbonos (HFC), Perfluorocarbonos (PFC) y Hexafluoruro de azufre (SF6 ) . La meta del protocolo de Kyoto es la de iniciar acciones para, entre los años 2008-2012, lograr la reducción de  un 5% de emisiones de gases de invernadero a nivel mundial con relación a las cifras de 1990. Además del cumplimiento que los países industrializados hicieron en cuanto a la emisión de gases de efecto invernadero se promovió también la generación de un desarrollo sostenible, de tal forma que se utilicen energías no convencionales y así disminuya el calentamiento global.

 El protocolo de kyoto tiene sus antecedentes en el siglo pasado, cuando se decretó la alarma mundial por los agujeros en la capa de ozono… ese fue un hecho sin precedentes que marcaría el inicio de un proceso de deterioro del medio ambiente que hoy ha desencadenado el calentamiento global.  Miguel Méndez Rodulfo afirma que: “El objetivo principal es disminuir el cambio climático de origen antropogénico cuya base es el efecto invernadero”. Según las cifras de la ONU, se prevé que la temperatura media de la superficie del planeta aumente entre 1,4 y 5,8 °C de aquí a 2100, a pesar que los inviernos son más fríos y violentos. Esto se conoce como Calentamiento global. «Estos cambios repercutirán gravemente en el ecosistema y en nuestras economías», señala la Comisión Europea sobre Kyoto. Sin embargo, el Protocolo de Kyoto tiene un objetivo  que es “conseguir que las medidas de mitigación del cambio climático sean eficaces con relación a los costos.

Un aspecto interesante es que el mismo obliga a los países industrializados a desarrollar proyectos sostenibles y ecológicos con lo que ellos han llamado “Mecanismo de Desarrollo Limpio” (MDL)  los cuales serán financiados con el “carbón cridits” o sea con un mecanismo de financiamiento en el cual  el bono de carbono es igual a una tonelada de CO2 y esencialmente es un derecho de emisión. Méndez Rodulfo afirma que: Como el Protocolo de Kyoto busca controlar las emisiones de gases de efecto invernadero, y dado que muchas industrias de los países desarrollados, firmantes del acuerdo, no están en capacidad por ahora de cumplir con estas expectativas reductivistas, se plantea que proyectos conservacionistas o proyectos industriales que manejen tecnologías que empleen combustibles limpios, energía renovable o eficiencia energética, llevados a cabo en países del tercer mundo, se hagan acreedores de líneas de financiamiento o “carbon credits”, cuyo dinero proviene de la creación de fondos financieros dentro de los países desarrollados contaminantes.

Lo importante es que los científicos preocupados por el calentamiento global,  descubrieron que aún si logramos detener completamente hoy las emisiones de carbono, los cambios en las temperaturas de la superficie, las precipitaciones, y el aumento en los niveles del mar serán en gran parte irreversibles durante 1.000 años (Salomón, 2009). Es decir, que el daño que hemos causado al planeta es ya irreversible. Seguiremos la próxima semana.

Publicado en el Diario Nuevo Día de Coro el 28 de Febrero de 2009

1 comentario

Archivado bajo sukyo mahikari

La Conciencia Ecológica es un Acto de Vida

Por Nelú de Marcano CNP 3332images[86]

Cuando hablamos de una  conciencia ecológica nos referimos a la aprehensión real y profunda de actitudes conscientes en beneficio propio, de los otros y del planeta. En ese sentido, hace algunas semanas señalábamos que el concepto de medioambiente involucraba al entorno que afecta y condiciona especialmente las circunstancias de vida de las personas. Por ello afirmamos que, la conciencia ecológica se forma en la familia y el papel de la educación -tanto formal como no formal- es reforzar los valores aprendidos en el hogar. Quiere decir que la conciencia ecológica se manifiesta en todos nuestros actos de vida y eso implica por ejemplo, el cuidado de las áreas verdes que rodean nuestras urbanizaciones; la disposición de la basura; el mantener limpio el frente de nuestras casas y edificios; el unirse con los vecinos para, en conjunto, tomar acciones y hacer gestiones que mejoren nuestras condiciones de vida en la comunidad a la que pertenecemos.

Sin embargo, con preocupación observamos sucio en las calles, producto de nuestra acción directa. Ayer, por ejemplo, Salí con mi esposo y mi nuera a caminar en una reconocida urbanización de nuestra ciudad, la cual está habitada por personas de clase media. Es un lugar que se presta porque el tráfico de autos no es tan intenso hay  muchas personas y niños caminando y jugando y además tiene grandes estacionamientos donde se puede andar tranquilamente. Pero, allí se observa que existe un gran descuido con la limpieza y cuidado de áreas comunes. El monte que rodea todas las caminerías esta altísimo, hay basura regada por todos lados, las matas sembradas en las entradas de los estacionamientos sin podar y agua estancada -producto de las lluvias-  en la redoma central, lo cual se convierte en un criadero de zancudos y alimañas que pueden afectar considerablemente la salud de los vecinos.

Entonces, ¿cuál es la preocupación? Que definitivamente la acción directa de la familia sobre el cuidado del medio ambiente, está fallando. Me preocupa que, a lo mejor usted entra en esos edificios, en esos apartamentos y los verá limpios, acomodaditos… pero los alrededores descuidados y sucios. Eso corrobora que, un aspecto tan importante de la conciencia ecológica no se ha logrado como es asumir que el problema es nuestro; nada hace usted con mantener su casa limpia y echar la basura para la calle. El sentido de pertenecía surge aquí como un componente bien importante, porque esa es su urbanización y ella es un reflejo de usted. Siempre recuerdo un mensaje ecológico  que se encontraba en uno de los puentes de la Circunvalación Uno de Maracaibo que decía: un papel no ensucia… pero somos muchos. Y es tan común observar como desde los carros en marcha -niños y adultos indistintamente- lanzan la basura que genera la ingesta de chucherías o de comida rápida. Es como decir, mi carro limpio y la basura no es mi problema.

Pero hay una ley de vida que es la ley del retorno o retribución la cual está referida a que lo que lanzamos, decimos, pensamos hacia los demás se nos devuelve y eso incluye el todo de manera holística. Si siembras una semilla que cuidas con gran cariño y amor, germinará y crecerá una planta que te bendecirá con sus flores y frutos. Recuerda, la basura no es solo física, es también energía y si la generación de basura y el manejo que de ella hacemos en la vida personal es inapropiada, las energías serán pesadas e inapropiadas para nuestro confort y felicidad. Quiero finalizar esta reflexión recordando a la abuela Cira Elena quien siempre nos orientaba a mantener las papeleras  de la cocina y el baño bien limpias porque la limpieza y el orden comienzan en la casa. Nos toca en lo personal y a través de los consejos comunales, las asociaciones de vecinos y las juntas de condominio, iniciar una labor profunda del saneamiento ambiental.

Publicado en el Diario Nuevo Día de Coro el 21 de Febrero de 2009

3 comentarios

Archivado bajo sukyo mahikari

Una Sonrisa al Planeta

Por Nelú de Marcano CNP 3332images[85]

Desde este espacio recibimos, con gran beneplácito, la noticia de la conformación del Comité Regional para la Educación Ambiental del Estado Falcón (Cream). A ellos dedico esta reflexión del convite de hoy.

Definitivamente, la formación de una conciencia ecológica comienza en el hogar. Por ello es necesario partir del significado de la palabra educación, como “conceder la esencia espiritual de la vida”. Esto implica -según Gallegos- que la educación holística se interesa por la formación integral del individuo atendiendo no solo el aspecto intelectual sino también el emocional, físico, social, estético y espiritual; lo cual  revela el gran compromiso que le otorga la sociedad al proceso educativo, formal y no formal;  en cultivar los sentimientos del hombre para afrontar los retos del siglo XXI. Retos que involucran -entre muchos aspectos-  el cambio climático, el calentamiento global y el progresivo deterioro del ambiente.

Conceder la esencia espiritual de la vida a nuestros niños y niñas,  adolecentes, jóvenes y a nuestros adultos jóvenes implica un cambio en el modelo educativo que venimos desarrollando en la escuela venezolana; porque si bien es cierto que el Estado Venezolano ha hecho un gran esfuerzo por implementar una educación sustentada en los pilares del saber, ser, hacer y convivir establecidos por la UNESCO desde 1996; y reforzados por los pilares de la Educación Bolivariana (2007) con el aprender a valorar, aprender a reflexionar, aprender a crear; participar y convivir; la tarea apenas comienza.

 El Modelo educativo tradicional que privilegia lo cognitivo sigue vigente en muchas de las aulas venezolanas y se deja de lado la dimensión espiritual. En recientes observaciones (2008) realizadas por el equipo de investigación del Proyecto: la Formación de Docentes Holistas que se desarrolla a través del Programa de Investigación PRIGED Núcleo UNERMB-Falcón (del cual soy coordinadora); observamos una clase de música,  sin música… ni siquiera un tarareo, o un coro a capela con los niños.  No! Solo la letra del Himno Nacional  escrita en la pizarra para que los niños la copiaran. Valga el ejemplo para corroborar que, a pesar de los esfuerzos del Estado, los maestros seguimos en la práctica de una enseñanza descontextualizada, que nada tiene que ver con la vida ni con los intereses del niño y de la niña.

Por ello, el equipo de trabajo del proyecto de investigación: la Formación de Docentes Holistas; está convencido que la propuesta del Modelo de Educación Tridimensional (que debe su nombre a las tres dimensiones que lo conforman: espíritu, mente y cuerpo) es una alternativa viable para afrontar el caos, la incertidumbre, los antivalores, la globalización y los retos que caracterizan la sociedad contemporánea. De las actividades más significativas que desarrollamos están los talleres: Competencias espirituales en el Aula; La Pedagogía del Corazón; las estrategias Holísticas; todos centrados en formar docentes holistas profundamente espiritualistas. Y esas competencias espirituales en el aula incluyen la práctica del saludo radiante; la práctica de la gratitud por los padre, por los maestros, por la institución educativa a la que pertenecemos,  por los alimentos; Otra es la práctica del perdón; la práctica del respeto a los otros y del respeto por la vida; la práctica del Orden y la limpieza; la práctica del reciclaje y del ahorro; es decir, facilitamos actividades que persiguen promover actitudes positivas, normas de convivencia, valores humanos y  amor por la patria con la finalidad de elevar la dignidad humana y contribuir a la consolidación de una conciencia ecológica.

El propósito fundamental de todas estas acciones está orientado a cimentar la personalidad de un ser humano virtuoso, puro, radiante, correcto y abierto al cambio; con sentido crítico, reflexivo, participativo, con cultura política, conciencia y compromiso social; capaz de establecer relaciones armoniosas, en un clima de respeto a las ideas y convivencia así como el trabajo cooperativo, y vivencias con la naturaleza. En conclusión, a través de la formación de docentes Holistas tratamos de colocarle “una sonrisa al planeta” cultivando el sentimiento de los involucrados en la educación de los niños y niñas venezolanos. Hasta la próxima semana

Publicado en el Diario Nuevo Día de Coro el 14 de Febrero de 2009

2 comentarios

Archivado bajo sukyo mahikari

Conciencia Depredadora del Medio Ambiente

images[12]Por Nelú de Marcano CNP 3332

Esta semana continuaremos con la reflexión sobre aspectos que pueden explicar el porqué tenemos una conciencia depredadora del medio ambiente. El Occidente privilegió muchos conceptos considerados como ideas fuerzas por la determinación y el peso que el proceso civilizatorio les concedió. Tal vez, el rasgo más resaltante de la modernidad fue que, sus pensadores hablaron de la era de la ilustración, de la iluminación en contraposición al oscurantismo que prevaleció en la edad media. Esa ilustración implicó asumir que los avances de la ciencia y de la tecnología tuvieron como principio y fin al hombre mismo ubicando la religión y a los religiosos encerrados en sus iglesias y conventos. Surge así la secularización como otra idea fuerza de la modernidad.  El término secularización viene del latin: saeculum, que significa: siglo. Quiere decir que todo lo que pertenece al siglo es secular y debe ser promocionado y respetado como tal. Secular significa: hacer que el siglo sea lo que es con todas sus potencialidades y cualidades. Entonces, a partir de la secularización, el hombre inicia el gran desarrollo de la civilización materialista, dejando de lado lo espiritual. Para Weber (1983), la modernidad significó la mayoría de edad de la humanidad porque ésta se hizo madura, responsable, productiva y libre de las ataduras religiosas. Así, “la modernidad surgió en un intento de los hombres por romper con la vieja concepción mítica del mundo para dar paso a una científica; por cambiar una sociedad autocrática por una democrática y por sustituir una sociedad sacramentalmente tutelada por otra civilmente autónoma”. Marcano (2004).

Pero, actualmente  el mundo ha cambiado mucho desde la revolución industrial y hoy en plena era  de la cibernética y de la globalización, en la cual el hombre muestra su dominio en campos donde jamás se imagino y que le han permitido entre muchos logros, la conquista del espacio y la manipulación genética;  necesita un asidero para enfrentar el caos, la inmediatez y la incertidumbre que caracteriza la sociedad contemporánea; Desde mi perspectiva,  la espiritualidad es el punto de apoyo de una concepción ecológica del mundo, con el pleno convencimiento que el rescate de este aspecto tan importante en la vida del ser humano permitirá un cambio en la comprensión de los procesos caóticos, azarosos y de destrucción del planeta que enfrenta la humanidad en estos inicios del Siglo XXI. Pero ¿cómo se define la espiritualidad? La espiritualidad es un concepto amplio que si bien es cierto implica lo religioso, no es menos cierto que lo trasciende. Para los teóricos holísticos, es una manera de vivir, de actuar, de pensar y de intersubjetivar. Es asumir una concepción del mundo sustentada en los más altos valores culturales que se reflejan en la actuación virtuosa de las personas que los profesan. Por lo tanto, la espiritualidad no es ningún conjunto de creencias, dogmas, símbolos ni rituales. … “consiste -según González Bello (2002)-  en el descubrimiento de la armonía en todas las cosas, de nuestra situación en el mundo, del sentimiento último de interdependencia.  Espiritualidad significa sensibilidad, libertad, no para hacer lo que queramos, sino para sentirnos integrantes y participantes de la vida en su totalidad”. Es respeto por la vida en su concepción más amplia en coherencia con nuestros sentimientos, motivaciones y acciones Y es allí donde entra lo ecológico. Pero como el espacio es limitado, esa reflexión la continuaremos la próxima semana.

Publicado en el Diario Nuevo Día de Coro el 07 de Febrero de 2009

Deja un comentario

Archivado bajo sukyo mahikari

Todo Consumo implica Calentamiento Global

Por Nelú de Marcano CNP 3332images33

La práctica espiritual de las cuatro R: reciclar, reutilizar, reparar y reducir; tiene como finalidad “ECONOMIRZAR LOS RECURSOS NATURALES “. Es decir, tomar conciencia de que todos los productos que consumimos, desde el agua pasando por los alimentos, la vestimenta, los útiles escolares hasta nuestras casas, computadoras, celulares, carros, aviones y energía eléctrica… tienen su origen en los recursos naturales que nos provee el cielo, la tierra, los ríos y mares. Por eso, el consumo de cualquier bien y servicio implica los recursos naturales y además implica generación de calentamiento global. Por esa razón es que la sensibilización hacia la práctica espiritual de las cuatro R es tarea de todos. En ese sentido, en el estado Falcón se pueden recoger experiencias que se han desarrollado bajo la iniciativa privada de algunos emprendedores que nos reflejan cuales deben ser los pasos a seguir para la formación de una conciencia ecológica a través de la clasificación de desechos sólidos, su disposición en centros de acopio, su distribución hacia las empresas recolectoras para volver –a través del reciclaje- al ciclo productivo con la generación de nuevos productos de consumo masivo. El objetivo es transformar la basura en un hecho social, esta tarea involucra un profundo cambio de conciencia el cual tiene como base la sensibilización y la educación. Se trata de de-construir, de des-aprender para cambiar el sonen o sentimiento más profundo y que éste se manifieste en acciones, sentimientos y actitudes. Odairi Sama – Presidente del Instituto de Investigaciones de la Civilización Yoko con sede en Japón; y líder representante de Sukyo Mahikari en el mundo- piensa que en esta contingencia mundial “la educación, como proceso de formación de valores espiritualistas no solo del estudiante sino también de la familia; es la que cobra mayor importancia. Una educación espiritualista permitirá purificar el interior del ser humano cultivando sentimientos de bondad, humildad y calor humano (2008). El profesor universitario Freddy Hernández, quien es el invitado especial del Convite de esta semana; entiende que “más que educación, la población necesita sensibilización y esta debe ser asumida como una hecho social”. En ese sentido apunta “tenemos que aprender a crear tecnología limpia” y esa concientización se da desde las aulas de clases. El Prof. Hernández cuenta que su experiencia tiene ya una plataforma de siete años, en los cuales, acompañado de Luis Barreto, emprendieron un estudio piloto en la ciudad de Coro. A través de la empresa “Recuperadora Ambientalista Falconiana” se lograron organizar cinco puntos estratégicos del Municipio Miranda involucrando a las comunidades y a sus escuelas en un proyecto que tenía como misión hacer una plataforma comunitaria para capacitarla y sensibilizarla hacia la problemática ambiental y organizar esas comunidades para el reciclaje. El plan de concientización se organizó en ciclos, como el espiral: sensibilizar, educar, sensibilizar para luego organizar y arrancar la prueba piloto. La finalidad –según el Prof. Freddy Hernández- fue transformar la basura en un hecho social. El proyecto adelantado se llamo “recuperación, manejo y comercialización de residuos sólidos a través de redes sociales con centros de acopio” Para Hernández el trabajo comunitario permite la identificación de líderes naturales y la formación de esos líderes; así mismo, el rescate de personas indigentes, drogadictos, alcohólicos; incorporación de personas con discapacidad fisica; rescate de valores y siembra el amor al trabajo. Es por ello que la organización se dio desde adentro de las propias comunidades pilotos con la creación de cooperativas que se auto nombraron “Guardianes Ambientales Comunitarios” GUAMCO. Esas cooperativas estaban integradas por 7 personas que se distribuían las tareas así: un administrador, dos personas hacían el pesaje y repesaje y cuatro personas cumplían la tarea de caminar por las comunidades para informar de casa en casa y sensibilizar. Al carecer de transporte, las personas debían llevar los desechos al centro de acopio y los responsables de la Cooperativa debían garantizar la calidad y limpieza de esos desechos. Lo demás era responsabilidad de la empresa, quien recogía los desechos sólidos y los distribuía en Barquisimeto y valencia para el reciclaje. La mejor respuesta la obtuvimos de las escuelas involucradas en el proyecto y aun hoy se mantiene el pipote ecológico, en el cual los niños recogen y depositan en ellos las chapas de refrescos. El Prof. Hernández cuenta que de esa prueba piloto surgió la “Alianza para un mejor ambiente” con personas e instituciones que estaban realizando esfuerzos ambientalistas de manera aislada. Para él, el éxito de esto consistió en un cambio de concepción porque antes las empresas eran de taquilla, no se movían de los centros de acopio. Hoy –con esa experiencia- los empresarios comprendimos que hay que acercarse al origen de la producción de basura y ese origen está en nuestras comunidades. Por ello, la tarea más importante es mantener la sensibilización, la capacitación y la cogestión. Sin embargo –afirma el Prof. Hernández- falta la llave institucional es decir, el apoyo de organismos públicos y Alcaldías; porque ya el grupo empresarial está ganado a través de la Asociación Civil Ambientalista del Estado Falcón. En definitiva esa experiencia tan aleccionadora permite afirmar que una educación espiritualista debe estar focalizada en generar un equilibrio entre lo material y lo espiritual y esto no es tan difícil de entender ni de hacer porque –en el caso de Venezuela- la educación bolivariana nos brinda la oportunidad de cambiar la mentalidad exageradamente positivista y egoísta por una mentalidad social sustentada en valores holísticos que conlleven al trabajo en red fundamentado en comunidades de aprendizaje y con gran pertinencia social; trastocando de esa manera, toda la educación tradicional y conductista bajo la cual la mayoría de los venezolanos fuimos y aun somos formados. Desde el Convite Yoko aplaudimos esta iniciativa… ojala se pueda retomar… Hasta la próxima semana.

Publicado en el Diario Nuevo Día de Coro, el 22 de Noviembre de 2008

Deja un comentario

Archivado bajo sukyo mahikari

El Plástico: Problema Medioambiental

Por Nelú de Marcano CNP 3332images6

La actitud de aprender a reducir la producción de desechos sólidos implica un cambio de conciencia. Sobre todo si recordamos que muchos de los productos que desechamos están en perfecto estado y pueden ser reutilizados o reciclados. Es el caso del plástico considerado el gran invento del siglo XX. Aunque su origen se remonta hacia 1869 con la aparición del celuloide, de origen vegetal,  que fue fabricado por el norteamericano Wesley Hyatt, y que se utilizó en la fabricación de montura de lentes, mangos de cuchillos y en películas cinematográfica;  no es sino hasta 1909 que se le atribuye el invento del plástico al químico norteamericano de origen belga, Leo H. Baekeland, quien lo patentó con el nombre de bakelita. A pesar de los avances en la utilización del plástico especialmente en la industria bélica; entre los años 1930 a 1950 es que se da el gran auge en las investigaciones químicas que generaron el plástico que hoy inunda nuestras vidas. Al revisar rápidamente nuestros hogares podemos comprobar la cantidad de plástico que en ellos tenemos que van desde los cables de electricidad, enchufes, mangueras,  tubos de aguas blancas y negras; conectores de lavaplatos, lavamanos y pocetas; hasta utensilios de cocina, artefactos eléctricos, envases de comidas, envoltorios, bolsas, artículos de uso personal y de aseo, juguetes, maletas, artículos deportivos… y pare usted de contar.

Para los expertos, los plásticos son sustancias que contienen como ingrediente esencial una macromolécula orgánica llamada polímero. Estos polímeros son grandes agrupaciones de monómeros unidos mediante un proceso químico llamado polimerización. De hecho,  plástico se refiere a un estado del material, pero no al material en sí: los polímeros sintéticos habitualmente llamados plásticos, son en realidad materiales sintéticos que pueden alcanzar el estado plástico. Este estado se alcanza cuando el material en estado sólido se transforma en estado plástico generalmente por calentamiento. Concretando,  la palabra plástico es una forma de referirse a materiales sintéticos derivados del petróleo capaz de entrar en un estado plástico

Muchas son las ventajas de los plásticos. Son baratos, livianos y moldeables. Unos son permeables y otros impermeables, lo que les da gran versatilidad de uso. Así mismo, son aislantes eléctricos, y esa característica la descubrieron desde 1869, con el celuloide de origen vegetal. También el plástico es aislante térmico, resistente a muchos factores químicos y corrosivos y soporta la intemperie. Esta última característica nos lleva a ver el anverso de la moneda: no son biodegradables ni fáciles de reciclar y su quema es altamente contaminante. La mayoría de los plásticos sintéticos no pueden ser degradados por el entorno. Al contrario que la madera, el papel, las fibras naturales o incluso el metal y el vidrio; el plástico sintético no se oxida ni se descompone con el tiempo. Se han desarrollado algunos plásticos degradables, pero ninguno ha demostrado ser válido para las condiciones requeridas en la mayoría de los vertederos de basuras.

 En definitiva, la eliminación de los plásticos representa un problema medioambiental. Si bien los plásticos podrían ser reutilizados y reciclados, son pocas las oportunidades que ofrecen las municipalidades para asumir  un proceso que implica la clasificación de la basura en los hogares, instituciones de educación, comercios, instituciones públicas y privadas, aeropuertos, restoranes, sitios de recreación…es decir en todos los ámbitos de la vida donde hay actividad humana y que generan desechos. De allí, la recogida también tendría que ser selectiva.  Luego la distribución o disposición final de los desechos. Pero para ello el Estado y la Municipalidad tienen que incentivar la creación de cooperativas  y a los consejos comunales, asociaciones de vecinos y juntas de condominio a que reciclen el plástico, el papel, el aluminio, el vidrio y los desechos orgánicos. Lo que sí es cierto es que la solución no puede ser tomada por una sola de las partes involucradas porque no se trata solo de crear conciencia para la clasificación de la basura, se trata de montar una estrategia de Estado que nos involucre a todos.

La tendencia del siglo XXI está orientada a salvar el planeta del calentamiento global y para ello, los científicos  proponen la producción de combustibles y plásticos biodegradables de origen vegetal. Sin embargo, esto trae como consecuencia otro problema como es el producir  millones de toneladas de maíz, por ejemplo; que en lugar de ir a parar a la línea alimenticia tendrá como destino la producción de combustibles y plásticos biodegradables… Pero ese tema lo dejamos para la próxima semana. Hasta entonces. (Fuentes Consultadas en línea: Monografias.Com; wikipedia.org; plastivida.com.ar)

 

Publicado en el Diario Nuevo Día de Coro, el  15 de Noviembre de 2008

Deja un comentario

Archivado bajo sukyo mahikari